EL AMOR INTERESADO

SI PROMETEN Y NO CUMPLEN
Una de las disfunciones más comunes derivadas de la emoción alegría es lo que solemos calificar como oportunismo, ser interesado o aprovechado. Ocurre al utilizar la emoción alegría ante estímulos oportunos para el amor.
El amor, a diferencia de otras emociones ha de ser correspondido. Debemos valorar lo que el otro hace por nosotros y de algún modo ser recíproco, antes de celebrarlo.
Los estímulos aptos para el amor son: cariño, amistad, apoyo, solidaridad, ayuda, gratitud, generosidad, cuidado, protección, motivación... Si te acercas a alguien ofreciendo cariño y cuidados, es de esperar que esa persona lo sepa reconocer y te muestre agradecimiento. De lo contrario, si ante tus muestras afectivas, el otro se regodea de su buena suerte, en el fondo es un interesado.
Imagina que tienes una amiga/o a quien entregas tu amor porque parece que hay una cierta afinidad y la promesa de una fuerte amistad creciente. Con el tiempo descubres que tú das y ella recibe. Que sigues dando y ella recibiendo, encantada de la vida. Que te esfuerzas por apoyarla y motivarla y ella se lo celebra. Poco a poco vas advirtiendo que cada vez es más exigente contigo y tú te sientes comprometido a dar sin nunca recibir. Casi te reprocha el no estar a la altura en determinadas situaciones.
No te empeñes, no sigas insistiendo. No está hecha la miel para la boca del asno. Te sentirás decepcionado, utilizado y desilusionado.

Las personas que aparecen ante nosotros con "falsas promesas" que nunca son cumplidas, no merecen nuestro amor sino nuestra tristeza. Pues es triste perder el tiempo, la energía, la ilusión con seres que solo desean ser complacidos al instante. Son esa especie humana a la que solo les mueve el interés. Para ellos todo está a la venta, todo es negociable. Tú caes víctima de ellos por tu necesidad de dar.
Dar y entregarse es algo maravilloso pero ten cuidado donde pones el ojo. Evalúa la amenaza y evita caer en la trampa de la que luego tardarás en recuperarte. Te costará un gran sufrimiento. Ten en cuenta que has sido tú quien ha dejado esa puerta abierta y solo tú puedes cerrarla.
Entrega lo mejor de ti a los mejores. Protégete de los oportunistas. Si no lo haces, al menos después no te quejes y hagas que paguen justos por pecadores.

                     Si tienes mucho amor para dar, prueba a dártelo a ti.
No lo regales al primer desaprensivo que se acerque con "falsas promesas" creándote expectativas.


11 comentarios:

  1. Totalmente cierto y descorazonador, no hay mayor desengaño en la amistad que comprobar aquello de "por el interés te quiero Andrés", estaremos atentos Arancha.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Marian. Dejemos de ir mendigando amor...

    ResponderEliminar
  3. EL AMOR INTERESADO NO ES AMOR. SÓLO CUANDO OFRECES CARIÑO Y AMOR SIN ESPERAR NADA A CAMBIO... ES VERDADERO AMOR.

    ResponderEliminar
  4. Hola Arancha!! Soy Mar, publiqué el anterior comentario.
    Supe de la publicación de tu libro al verlo anunciado en un programa tv.
    Me llamó la atención tan bonito título: "Haz que cada mañana salga el sol". Brevemente dijeron que trataba de las emociones del ser humano.
    Saber de las emociones y cómo gestionarlas. Ser conscientes de ellas.
    Así que compré el libro... y he de decirte que me encantó. Con un vocabulario fácil y a la vez, con ejemplos que nos ocurren habitualmente... me ha sido muy fácil entenderte. Ahora sólo queda, ser conscientes de ello.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Mar. Recibo tu reconocimiento con orgullo y mucha gratitud. Es maravilloso saber que hay personas que desean avanzar en su proceso de evolución, recorriendo el camino, tratando de aprender, de mejorar y de crecer como seres humanos. Gracias por compartirlo conmigo.
    En cuanto a tu anterior comentario, efectivamente el amor auténtico nunca es interesado y debemos cuidarnos de no entregarlo a ese tipo de personas que nos guste o no, abundan.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ahí está la clave. Entregar nuestro amor verdadero a las personas que de verdad (de corazón) les llega...
    En una segunda lectura del libro que publicaste "Haz que cada mañana salga el sol", me doy cuenta de muchos detalles que no capté en la primera.
    Gracias por ayudarnos "a abrir" la puerta de nuestras emociones...
    Y también Gracias, Arancha, por este bonito blog.¡Admiro el trabajo que realizas!
    Un fuerte abrazo. Mar

    ResponderEliminar
  7. Savias palabras ....ke almiracion

    ResponderEliminar
  8. Palabras más ciertas no se pueden decir. Y más claras tampoco. Una gran lección que no deberíamos olvidar. Me ha encantado Arancha :)

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Davizzz. Ahora a ponerlo en práctica para que nunca más nos llevemos desengaños.
    Un beso!

    ResponderEliminar